• asociaciondecoachingfemenino@gmail.com

Confidencialidad ACF

Confidencialidad ACF

La confidencialidad es fundamental en un proceso de coaching, para que una persona pueda abrirse y trabajar a fondo debe tener la seguridad y confianza plena de que su información será resguardada por su Coach, es decir no será conocida por nadie mas mucho menos compartida.

La confidencialidad es una norma fundamental en el Coaching, y nada de lo que ocurra dentro de la sesión pueda transcender sin la autorización del cliente o Coachee. Para generar, confianza, tranquilidad y compromiso con tu cliente es necesario hacer un previo acuerdo de confidencialidad.

Para ejercer el Coaching se debe seguir el código de ética y adoptar reglas deontológicas (deberes y obligaciones) muy claras para proteger los intereses de sus clientes o Coachees.

El Coach siempre debe tener presente el principio de respeto incondicional para el ser humano. Por ello el proceso de Coaching debe ser efectivo, correcto, objetivo, bien orientado, con ética, principios y valores.

Las normas éticas deben regir toda la relación del Coaching, estas se manifiestan siguiendo un acuerdo de trabajo donde es importante delimitar los derechos de uno y otro.

Para que entre el Coach y la Coachee se genere un ambiente de confianza es necesario un encuentro honesto y sincero a través de un dialogo fluido y abierto.

Para que un proceso de Coaching tenga éxito y sea efectivo es necesario que el Coachee tenga plena confianza en nosotros ya que si surgen dudas con respecto a la confidencialidad el cliente puede abandonar el proceso.

Por último el Coach se compromete a no utilizar, ni compartir, ni revelar, en ningún momento total ni parcialmente a terceros cualquier información confidencial compartida en sus sesiones. Se mantendrá un respeto absoluto por la información de su cliente y ningún caso se revelará ningún dato, experiencia ni identidad, salvo cuando el Coachee dé su consentimiento previo y firmado de compartir o revelar un hecho específico siendo previamente informado.

El coaching femenino acepta y está de acuerdo de respetar sus obligaciones éticas antes sus clientes de Coaching. Acepta acatar el código de ética y código deontológico y responsabilizarse por su cumplimiento dentro su proceso de Coaching.

EMPEZAR

Un nuevo camino asusta, sin embargo cada paso que damos nos damos cuenta de lo acertado que fue decidir NO QUEDARNOS PARADOS.